TUTORIALES: Bóveda celeste, astros y constelaciones

CLASES TUTORIALES PARA LA PREPARACIÓN DE EXÁMENES

OBSERVACIÓN DE LA BÓVEDA CELESTE. LAS CONSTELACIONES

El cielo tiene la apariencia de ser una gigantesca esfera vista por dentro desde su centro sobre la cual aparecen todos los astros en apariencia a la misma distancia. Es decir que a simple vista no podemos establecer qué estrella está más cerca y cual más lejos. Las estrellas son astros fijos de la bóveda que forman dibujos llamados “constelaciones” y que sirven para:

  • Identificar mejor los astros que se observan.
  • Obtener los puntos cardinales (orientarse).
  • Marcar las épocas del año, puesto que al orbitar la Tierra alrededor del Sol, muchas constelaciones estarán presentes de noche y otras de día, no siendo observables en esa estación.

Insert Sub Header Here

Los “planetas”, el Sol y la Luna, a diferencia de las estrellas no pertenecen a ninguna constelación por ser “astros móviles” que entran y salen de las mismas. El término “planeta” significa “vagabundo”.  Ya los astrónomos de la antigüedad determinaron los recorridos de estos cuerpos que se produce dentro de una faja en la bóveda a la que llamaron “zodíaco”. El zodíaco que fuera dividido en 12 secciones o casas, fue actualmente modificado por la Unión Astronómica Internacional.

Mientras el Sol y las estrellas son fuentes de energía con emisión de luz, la Luna y los planetas reflejan la luz del Sol. Por eso presentan aspectos o “fases”  A simple vista son observables: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. No lo son ni Urano ni Neptuno, ni los planetas enanos ni los asteroides.

Durante el día la atmósfera dispersa la luz del Sol, reflejándose en cada molécula de aire, y volviendo a los ojos del observador. Este fenómeno hace que veamos el cielo de color celeste. Por la noche, a falta de Sol, no hay luz y por tanto el cielo aparece negro.

Cambio de constelaciones según la estación del año.

La bóveda celeste suele representarse con forma esférica. El observador está en el centro de la misma. Los puntos notables, líneas y planos fundamentales se indican en el dibujo.

El observador solo puede ver la parte superior (cielo visible) porque el horizonte le impide verla completa.